Casa Ilori:un programa que nació en Carpio con color y emociones

0
964

“Por tres años jugábamos con los niños y niñas en las calles, a veces nos prestaban casas y salones de iglesias para las actividades. Ibamos conociendo la comunidad y ellos nos iban conociendo a nosotros“.

¿Nos preguntamos cómo podemos aportar algo más que la comunidad ya hacía? Escuchando las historias de los pequeños notamos la falta de apoyo y seguimiento a nivel académico. En el 2011 iniciamos la construcción de Casa Ilori,” compartió , Ercy Méndez Trejos, directora del programa.

Casa Ilori es un programa que trabaja en el reforzamiento académico y desarrollo de las habilidades blandas en los niños y niñas de la comunidad de La Carpio.

Actualmente trabajan con cerca de 220 estudiantes, 20 de ellos en la edad de preescolar y el resto de los niveles de primaria. La población meta beneficiada son los que cursan en la Escuela Finca La Caja; pero además reciben chicos de la Escuela Otto Hube, Escuela Antonio José de Sucre y Escuela Corazón de Jesús.

¿Por que se llama Casa Ilori? “Casa porque queremos que se sientan como en casa, y en casa se supone que inicia la educación, la confianza, y se nutre todo lo que se necesita para crecer. Ilori significa tesoro interior” compartió Ercy.

MÁS FOTOGRAFÍAS DE LAS INSTALACIONES DE CASA ILORI.

Los estudiantes tienen horarios personalizados y con base a ello se van armando grupos que en promedio reciben de 5 a 6 horas semanales lectivas y de desarrollo integral.

Se brindan clases de Español y Matemáticas, bases para el dominio posterior de los contenidos en Ciencias y Estudios Sociales.

“También reciben las clases de Círculo de Amor, que con la  practica y el disfrute del arte, la música, el yoga, y la danza, brindamos un espacio para el desarrollo de las habilidades blandas en los niños y las niñas. Se vuelven espacios para la interacción, construcción de relaciones y actitudes amigables” explicó Ercy.

“La mayor motivación que yo tengo es saber que uno está aportando a tanto niños y niñas no solo a nivel de Matemáticas, sino también de manera humana”, expresó Karina Monge, profesora de dicha disciplina.

Casa Ilori cuenta con un cuarto para la lectura, salón de música, un laboratorio de Computación, un comedor abierto, espacio de juegos tradicionales y una pequeña tarima para obras.

En Carpio hay muchos egresados de Casa Ilori. Los comentarios que se escuchan son solos positivos. “Uno de los mejores momentos de mi infancia”, fue la respuesta común que nos compartieron la mayoría de vecinos de la primera, segunda y tercera parada.

“Los niños y niñas permanecen de 4 a 5 años. Hemos construido una red académica integral que les ha permitido a todos ellos crecer”, expresó Ercy.

El equipo de Casa Ilori afirmó a Vecinos Activos, que a lo largo de su trayectoria, los resultados en los chicos son muy evidentes y  se ven en el corto tiempo. Desde como realizan sus tareas de la escuela, con más dedicación y color, y resuelven problemas cotidianos en sus hogares.

“Cualquier niño que venga a Casa Ilori y logre concluir su año de escuela es una ganancia para el país”, citó Enilda Méndez, docente voluntaria.

“Este es un trabajo muy activo y se siente como una casa más. Acá se respetan nuestros derechos”, expresaron las encargadas de cocina, Yamileth del Carmen Peinado y Yorlin Soza.

“Promover la construcción de un nuevo auto-concepto en ellos mismos, y el desarrollo psico-emocional, es nuestra intención”, cerró Méndez.

 

 

Amplia experiencia trabajando en las áreas de Comunicación y Coordinación de Proyectos para organizaciones no gubernamentales relacionadas a temas de educación, reducción de la pobreza, innovación y construcción de ciudades sostenibles. Ha brindado sus servicios para empresas del sector audiovisual y publicitario del país, inclusive para festivales nacionales e internacionales.