La profesión que se convirtió en más que en un pasatiempo

0
18

Steven Mena o Gogo como es conocido particularmente es un joven artista de 22 años vecino de La Carpio que como él, hay muchos jóvenes apasionados a dibujar, esto poco a poco lo ha llevado a ejercer la profesión de tatuador.

Empezó cortando pelo, ingresó a un curso de dicha profesión, pero esto no lo satisfacía personalmente, esto lo llevó a decidir invertir unos ahorros que él tenía y hasta vender una consola de PlayStation 2 para poder comprar un kit de máquinas profesionales ya que el investigó sobre cómo se tenía que trabajar en esta profesión al principio lo tomaba como un hobby y poco a poco fue experimentado si en realidad le gustaba tanto como dibujar, nos cuenta que son dos cosas muy distintas el dibujar a estar trabajando en la piel de una persona, y se aprende cada día más.

En enero del 2021 cumple 3 años de estar trabajando con tinta y personas que le brindan la confianza, han sido años muy buenos, pero como todo al inicio es muy duro,  en un par de ocasiones toco invertir el dinero de la comida para poder comprar agujas o algún suministro que ocupaba. Esto en ocasiones le provocaba bajonazos y hasta ganas de hacer todo a un lado ya que el material que se utiliza es un poco costoso, pero no olvida los consejos y la motivación de Carlos Molina, un colega de profesión que lo inspiró y le recordaba que él pasó por ese mismo camino y que con esfuerzo y dedicación se puede salir adelante.

Laborando desde su casa de habitación y trabajando de una manera limpia y ordenada le ha resultado, tiene clientes en La Carpio y afuera del barrio.

Poco a poco está creciendo, ve los frutos del trabajo duro y de los momentos difíciles que ha pasado, todavía le falta ya que en esta profesión nunca se deja de aprender.

Para contactarlo, lo encuentra en Instagram como jimenez_anthony.

¡Excelente atención, calidad, y con las mejores cotizaciones!