¡Lleeeveeen Tamaleees!

0
93

En las mañanas no pueden faltar tres cosas: el café, el pan y doña Liseth cantando que están listos los tamales de la mañana. Definitivamente, un grito característico y duro, que se escucha de aquí, en el corazón de La Carpio, hasta en el bocaracá en el parque de diversiones.

Doña Liseth, recorre las calles de La Carpio con su carrito lleno de tamales de cerdo, recién hechos, calentitos y listos para ser degustados. Muchas veces lo acompaña Enyel, para mover el carrito y liberar a Doña Liseth para que pueda recordar a todos con su grito, que ya están los tamales.

Ella pasa todas las mañanas y muchos vecinos recomiendan sus tamales de cerdo. ¡Si la escuchan, salgan y pruébenlos!