Gastronomía japonesa

0
55

La comida japonesa, así como su cultura son milenarias y reciben fuertes influencias de su vecina la China imperial, principalmente en la Edad antigua. De China llegaron los palillos y la salsa de soja y, en el siglo XIII apareció el budismo Zen, religión basada en una estricta cocina vegetariana y que prevaleció más o menos hasta los siglos XIX y XX cuando la influencia de Occidente en general, y de Francia en particular, dio popularidad a los platos de carne y pescado. De Portugal en el siglo XVII, llegaron, a parte de los mencionados, los fritos y buñuelos, que los japoneses adoptaron, lo que dio origen a la tempura.

En la cocina japonesa lo que busca en general es lograr preparar un plato con ingredientes en armonía y que tengan una buena presentación.  De hecho, dedican mucho tiempo, imaginación y esfuerzo a darle a los alimentos un aspecto atractivo, eligiendo productos con diferentes colores y texturas, y sirviéndolos en hermosas bandejas y pequeños cuencos.

Las comidas japonesas deben de tener un comienzo, un desarrollo y un final (una entrada, que generalmente consta de varias partes, un plato principal y un postre). La comida no finaliza con un plato dulce, sino con un pequeño cuenco o tazón de arroz blanco hervido, una sopa de miso con alguna verdura en vinagre, té verde y frutas frescas (muy bien presentadas).

La estética siempre es importante ya que forma parte de esta armonía, por lo tanto, en ocasiones más formales hay «normas» que rigen la presentación de los platos, elección de los alimentos y cocción de estos. Una de las normas más conocidas y curiosas que se aplica en este tipo de ocasiones es la de utilizar 5 colores -verde, amarillo, rojo, blanco y negro-, 5 sabores -dulce, salado, agrio, ácido y picante- y 5 cocciones -crudo, cocido, al vapor, a la parrilla/plancha y frito-.

Por otro lado, cuando son ocasiones más informales lo habitual es comer sopa y arroz junto con algo de pescado, marisco y/o carne, y si es comida para llevar al trabajo o a la escuela se utiliza una caja típica de Bento.

La caja de un Bento en su interior está dividida en varias partes con tal de tener separados los diferentes platos, pues un bento como es debido representa un almuerzo completo, con varios alimentos equilibrados. También se usan moldes de papel y otros separadores para evitar que la comida se mezcle. Dependiendo del modelo, la caja puede cerrarse con encajes, con tela elástica o con el furoshiki, un envoltorio cuadrado tradicional de tela.

    

Algunos de los platos más típicos de la cultura japonesa son:

Sushi: Es la comida japonesa más conocida fuera de Japón. Consiste en una base de arroz con pescado o marisco crudo o semi-cocinado y otros ingredientes tales como verduras y huevo.

Tofu: El tofu es un alimento preparado a partir de la leche de soja, con textura y características similares al queso fresco.

Onigiri: Bola de arroz que se puede mezclar o rellenar con varios ingredientes y que a menudo se envuelve en alga Nori.

Tempura: Combinación de fritura de verduras y marisco rebozados.

Sopa de miso: Presente en casi todas las comidas en Japón, como su nombre indica, consiste en una sopa de miso o pasta preparada a partir de la soja disuelta en dashi, un ligero concentrado de alga marina gigante y virutas de bonito seco, o caldo de pescado.

Bebidas tradicionales

Té verde: Las hojas de té verde se dividen principalmente en tres grados: gyokuro, sencha y el bancha. Las hojas se esterilizan con vapor y luego se secan. Las bancha se suelen tostar o mezclar con otros ingredientes (como el arroz integral) para elaborar tés fuertes.

Sake: El sake se elabora con arroz y agua, que fermentan juntos y se pasteurizan para crear un magnífico licor alcohólico. Muchos expertos juzgan su calidad a partir de cinco criterios: dulzura, acidez, intensidad, amargura y astringencia. El sake puede beberse caliente, pero los de mayor calidad deben permanecer bastante fríos para mantener su sabor delicado.

Soy Silvia Navarro, estudiante de segundo año de la carrera Comercio y Negocios Internacionales. Y también soy parte del programa Zonas ACTIM. En mi tiempo libre disfruto de ver películas y hacer ejercicio.