Muévete y vive más: cómo la actividad física puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas

0
20
Se recomienda que los adultos deben realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada por semana.

La actividad física regular puede reducir significativamente el riesgo de enfermedades crónicas, ya que puede mejorar la salud cardiovascular, reducir la inflamación, fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la resistencia física y mental.

  • Mejora la salud cardiovascular: El ejercicio aeróbico, como caminar, correr, andar en bicicleta o nadar, puede mejorar la salud del corazón y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El ejercicio ayuda a fortalecer el corazón, reducir la inflamación y mejorar la circulación sanguínea, lo que puede reducir la acumulación de placa en las arterias y prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Reduce la inflamación: La inflamación crónica es un factor de riesgo para muchas enfermedades, como la diabetes, la enfermedad cardiovascular y el cáncer. La actividad física puede reducir la inflamación al reducir el exceso de grasa corporal, que produce sustancias inflamatorias en el cuerpo. Además, el ejercicio puede estimular la producción de sustancias antiinflamatorias, como las endorfinas, que pueden reducir la inflamación en el cuerpo.
  • Fortalece el sistema inmunológico: El ejercicio regular puede fortalecer el sistema inmunológico, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades infecciosas. El ejercicio aumenta la producción de células blancas de la sangre, que combaten las infecciones, y mejora la función del sistema inmunológico en general.
  • Mejora la resistencia física y mental: La actividad física regular puede mejorar la resistencia física y mental, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con el envejecimiento. El ejercicio puede mejorar la función cognitiva, la memoria y el estado de ánimo, y puede reducir el riesgo de depresión y ansiedad.

En SIFAIS se promueve la actividad física con espacios y cursos para todas las edades, con el fin de fomentar un estilo de vida saludable y activo para la comunidad, lo que puede tener un impacto positivo en la salud y el bienestar de las personas, así como en la prevención de enfermedades.