Anexión de Nicoya: Un Encuentro de Culturas que Transforma Vidas

0
164

La anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica, ocurrida el 25 de julio de 1824, no solo significó una extensión territorial para el país centroamericano, sino también un encuentro de culturas que ha dejado una huella profunda en la identidad y vida de sus habitantes. Esta fusión cultural ha generado un entorno enriquecedor, especialmente para los niños y personas de la región, moldeando una identidad única y abriendo horizontes a nuevas experiencias.

La riqueza cultural del Partido de Nicoya ha calado profundamente en las personas, en especial en los más jóvenes. Las tradiciones transmitidas de generación en generación han arraigado una fuerte identidad cultural en los niños, quienes se enorgullecen de su origen y tradiciones. Esta identidad contribuye a fortalecer su autoestima y sentido de pertenencia a su comunidad.


Además, el intercambio cultural ha enseñado a las personas del Partido de Nicoya el valor del respeto y la inclusión. La convivencia entre diferentes etnias y tradiciones ha creado una sociedad que celebra la diversidad y busca el bienestar común. Los niños crecen aprendiendo a apreciar y respetar las diferentes culturas que coexisten en su entorno, lo que sienta las bases para una convivencia armoniosa en el futuro.

Es por esto que, el pasado Lunes 24 de julio en las instalaciones de SIFAIS La Carpio, se realizó una actividad para conmemorar este suceso por medio de actividades como tortillas, acto cívico, obra de teatro y juegos recreativos para los niños.

Los voluntarios cocinaron 80 tortillas para los participantes durante la mañana, después continuaron con una obra de teatro en la que simularon el hito histórico en el país. Por último, un acto cívico seguido de un baile típico y juegos recreativos para los niños, entre ellos papa caliente y crucigramas, con un enfoque en la actividad realizada y la anexión del partido. Finalmente, se dijeron bombas guanacastecas entre todos los participantes.

En conclusión, la anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica ha dado lugar a una rica fusión cultural que nutre y enriquece la vida de sus habitantes, especialmente de los niños. La diversidad cultural se convierte en una herramienta poderosa para fomentar el respeto, la inclusión y el aprecio por las tradiciones. La identidad arraigada, la gastronomía, la artesanía y el turismo cultural son solo algunas muestras del legado que perdura y seguirá inspirando a las nuevas generaciones a valorar y proteger su patrimonio cultural