Cocibolca: al son de la marimba y sabor pinolero

0
403
HXszrXcOST6si707WSL3rg
Bailarinas de la agrupación durante un ensayo.

 

“Cuando yo viajo a mi Nicaragua y miro el nombre de Cocibolca en los rótulos es una experiencia inigualable, hasta la piel chinita se me pone al recordarme”, así plasmó la entrevista Maritza Balmaceda encargada de la agrupación de danza nicaragüense Cocibolca.

Cocibolca es el nombre de uno de los lagos más grandes y hermosos en Nicaragua. Es el corazón que hay dentro de Managua de Nicaragua, por eso la etimología del nombre de la agrupación.

Desde hace 15 años el grupo de danza nicaragüense Cocibolca, ha sido el encargado de llevar el folclor pinolero a La Carpio y a muchos lugares en Costa Rica.

Según Maritza Balmaceda, Cocibolca ha pasado por etapas que ha marcado hitos en la producción de espectáculos de la danza y costumbres nicaragüenses.

“Los muchachos definen al grupo por etapas. La agrupación inició cuando el padre José Ernesto Ibarra que era entonces el sacerdote de nuestra parroquia, vio interesante formar un grupo de baile nica. El padre era de Nicaragua, pero radicado acá en Costa Rica. Él decidió hacer este grupo como para no perder las tradiciones, costumbres y raíces nicaragüenses”, afirmó.

Por su parte, Balmaceda afirmó que gran porcentaje de la población carpiana es de origen nicaragüense.

“Acá en Carpio existe mucha población nicaragüense, por eso fue que el padre José Ernesto abrió este grupo”, expresó.

Cocibolca ha sido una agrupación que ha permitido a niños, jóvenes y vecinos de La Carpio conocer un poco más sobre el folclor y descendencias del pueblo pinolero.

Maritza Balmaceda y su esposo Manuel Román en los últimos 5 años han sido los encargados del grupo, oportunidad que ha marcado orgullo de llevar parte de las costumbres nicaragüenses en distintos rincones del país.

“Hemos andado por toda la comunidad de La Carpio, hemos viajado casi que en todo Costa Rica en múltiples presentaciones que nos invitan ya sea por medio de la iglesia o por medio de la comunidad”, expresó.

Para Asunción Wembes, madre de familia de una de las bailarinas del grupo ha sido una oportunidad que ha marcado un orgullo y emoción al ver a su hija bracear las enaguas con los colores de la bandera pinolera.

“Todos los bailes me encantan y esto es emocionante porque al ver a mi hija bailar danza de mi país es una oportunidad muy bonita”, afirmó Wembes.

Los padres de familia, Directiva, la Iglesia y los bailarines de la agrupación buscan eso, un rescate cultural y tradicional de su país, Nicaragua. Donde al sonar de la marimba, “el Palo de Mayo” y “¡Mi lindo Nicaragua!” muestren esa autenticidad del pueblo pinolero en Costa Rica. (VER VIDEO)