Botadero de basura: resumen mediático

0
654
botadero
" El relleno sanitario de la Carpio colinda con el río Virilla en el límite entre los cantones de San José y Belén.(fuente:lateja.cr)"

Desde hace vario tiempo se han venido dando problemas con respecto al botadero ubicado en el sector de La Carpio en Uruca ya que muchos vecinos del lugar aquejan del mal olor y administración por parte de la empresa privada Berthier EBI de Costa Rica S.A. 

Según en su página oficial :”Desde más de 15 años, EBI de Costa Rica cumple con todos los requisitos técnicos y legales que exigen las autoridades que regulan la materia sobre manejo integral de residuos sólidos”, pero según algunos vecinos pareciera que no se preocupan por la situación que están viviendo.

Durante los meses de mayo, junio y julio, la situación del botadero fue parte de la agenda mediática de varios diarios digitales y medios televisivos.

El 25 de junio, el diario La Teja realizó un especial de dos páginas con titulares y declaraciones fuertes por parte de los habitantes de la comunidad como: “Esto no es un relleno sanitario, esto es un botadero a cielo abierto”; así como “Ese relleno tenía una vida útil de 15 años y se ha venido ampliando, era vidente que iba a colapsar“.

El malestar no solo se originó por los habitantes de Carpio, sino también por los que viven en Cariari, quienes denunciaron el talud de basura que se cayó al Río Virilla. Preocupados de que la situación empeoraría por el inicio de la época lluviosa y propagación de enfermedades. 

EBI informó al medio AmeliaRueda.com un día posterior a la publicación citada anteriormente, que todavía faltaban dos metros para alcanzar el nivel permitido. La misma entidad señaló que la zona afectada es de 1.400 metros cuadrados, lo que equivale al 0,67% del terreno total del relleno, una proporción que a criterio de la firma, no es representativa para la magnitud de las operaciones que se desarrollan en ese proyecto.

La denuncia llegó hasta al Ministerio de Salud y la Secretaría Técnica Ambiental Nacional (SETENA), quienes realizaron estudio sobre lo sucedido, que arrojó como resultado que una mala práctica de colocación de arcilla sobre los residuos, fue la causa del talud de basura. Aún así, los vecinos siguen con las interrogantes del futuro del botadero.

El ingeniero de la Dirección de Protección al Ambiente Humano, Eugenio Androvetto, explicó al medio AmeliaRueda.com en una publicación del 29 de junio, “la razón por la que no se ha cerrado el relleno es por salud pública, porque allí entran entre 1,000 y 1,200 de residuos diferentes municipalidades, si se cierra ese lugar habría que ver las posibilidades de las alcaldías de llevar sus residuos, a otros lugares en vista de que hay contratos, se deben pedir permisos a la Contraloría y hacer licitaciones.”.

Un día después, La Nación informó que el Tribunal Ambiental ordenó el cierre de las celdas 6 y 7 del rellenos, sectores en donde se presentó el deslizamiento y despertó las armas de la capacidad del lugar.

Durante julio, asociaciones comunitarias, y medios de comunicación aún esperas respuestas técnicas y de solución de parte de EBI, quienes no han querido brindar informaciones a parte del comunicado de prensa emitido en junio.

Un reportaje de NC 11 de Repretel, mostró la situación que se vive en los alrededores del relleno más grande del país, en que personas tanto externas como internas a Carpio, lanzan la basura a la calle aledaña que llega hasta Pavas. Un tramo el cual la Municipalidad de San José la limpia, pero vuelve a llenarse de residuos en poco tiempo.

Para contrarrestar esta situación, ASOCODECA, informó hace unas dos semanas, la colocación de una aguja para evitar el ingreso de camiones y carros que creaban el basurero clandestino. 

Opciones. Una de las alternativas para la eliminación de este problema es generar electricidad a partir de los desechos. De ese plan se habla desde hace más de una década, pero podría empezar a concretarse en este mes, cuando la Federación Metropolitana de Municipalidades (Femetrom) espera publicar el cartel de licitación para encomendarle la tarea a una empresa privada.

Conforme a lo que indica varios medios nacinales, se estima que en 2021 (tras 21 años de operación) los montículos de basura en ese relleno habrán alcanzado la altura máxima permitida (sin detallar cuál es ese límite), por lo que deberá cerrarse.