Cristina Li: Coreana que es parte de la historia de Carpio

Lleva 24 años colaborando a la comunidad a través de su iglesia y actividades comunales.

0
143
24 años lleva la hermana Cristina colaborando en la Carpio

Cristina Li es la primera misionera que llegó a Carpio, específicamente el 13 de marzo de 1994, año y época en la que se observaban fincas, árboles, caminos de lastre y ganado en esta comunidad josefina. Díficil de creerlo pero es cierto.

Conoció La Carpio por medio de Dora, señora y amiga que trabajaba en su casa. Un día la llevó a su pueblo, y Cristina observó las necesidades de apoyo que se requerían.

“Era muy díficil, ver la situacion sin agua, sin luz, matas de café arrancadas, familias sin casas; así era la pobreza de ese entonces”, citó Cristina.

Ante esto, empezó a moverse ,la Hermana Cristina – como muchos la conocen, – empezó la construcción del ranchito de la iglesia con ayuda de amigos y vecinos del lugar. “Yo empecé un comedor, como no había luz, compré una planta eléctrica para proyectar películas cristianas mientras construían el ranchito. El cual se utilizaba para que los niños pintaran, se diera enseñanza de la biblia, y se promovieran actividades de títeres y payasos para los más pequeños”, compartió la hermana.

Durante la entrevista, la hermana nos compartió unas fotos que valen oro.Para Cristina tal vez pueden ser simplemente un recuerdo de lo vivido, pero en verdad son un tesoro del cual muy pocos saben.

Nos la compartió con entusiasmo y detallando cada persona, lugar, construcción, camino y fincas verdes que en algún momento existió en La Carpio.

Yo no pertenezco a la iglesia de la hermana Cristina. Pero hemos mantenido una muy buena relación. Cuando ella llegó yo decía: ¿estos chinos qué andan haciendo por aquí? Pero luego vi que metieron tractores para la iglesia, comidita para los chiquitos, entre ellas estaba mi hija de 6 años…”compartió Violeta Canales, una de las primeras señoras que llegó a Carpio en 1993.

Para doña Violeta, el aporte de la Hermana ha sido admirable. “Ella fue la primera en construir una iglesia e inclusive traer comida de afuera para todos”, agregó Canales.

Cristina dice que la comunidad ha cambiado mucho y que la gente del lugar es bastante trabajadora. “La gente de aquí no es peligrosa como las personas dicen, sino que es igual como en todos los lugares”, expresó la entrevistada.